Latest Solidarity Issue

El movimiento de protesta está “diciendo lo que hemos estado diciendo durante décadas”


Ocupa Wall Street

Foto arriba: un policía con equipo antidisturbios descarga una lata de aerosol de pimienta a quemarropa para mover a los manifestantes ocupas en la Universidad de California-Davis, el 18 de nov. Foto abajo: los activistas del movimiento Ocupa Wall Street llevan banderas estadounidenses en la marcha por empleos y justicia económica en la ciudad de Nueva York, el pasado diciembre.

En un día otoñal de noviembre, los estudiantes y activistas de Ocupa Wall Street en la universidad de California-Davis instalaron una protesta pacífica. Se tomaron de los brazos, formando una cadena humana. Corearon. Cantaron. Y la policía llegó entonces con equipo antidisturbios.

Lo que ocurrió después se convirtió en un visitadísimo video de You Tube y en una fotografía de primera plana mostrando a la policía cuando descargaba aerosol de pimienta a quemarropa sobre los activistas. La multitud se ahoga en un mar de humo anaranjado.

Geoffrey Wildanger, miembro de la UAW 2865, estaba ahí ese día, y fue víctima de la rociada de gas con pimienta.

VIDEO

Pero Wildanger  no está desanimado.

“Mi profesor y amigo vio el disturbio de la policía cuando entró al cuadrilátero y se unió a la protesta, tomándose de los brazos en círculo —contó Wildanger—. Simplemente estar ahí fue tan importante. Tenemos demandas, y nuestras demandas son importantes”.

Tristemente, este tipo de brutalidad policíaca no es nada nuevo para los activistas de Ocupa Wall Street (OWS). De hecho, estos sucesos han impulsado al movimiento que está creciendo, y han revelado una señal de sabiduría popular: este movimiento es importante y ellos no se van a ir.

Y la población está empezando a prestar atención.

Maida Rosenstein, presidenta del Sindicato Local 2110 de la UAW en Nueva York, considera que OWS debe estar haciendo algo bien y que ha tocado un nervio.

“Es una declaración de qué tanto miedo tiene el 1% de los que protestan al oprimirlos y apagar la voz de los ocupantes, tal como lo hacen diariamente —indicó Rosenstein—. OWS está diciendo lo que hemos estado diciendo durante décadas. El momento era el adecuado para este movimiento. Construyó sobre lo que está pasando por todas partes del país. Hay un lugar para todos en este movimiento. Es refrescante”.

Según Thomas Good, del Sindicato Local 1981 de la UAW, la policía parece haber estado menos agresiva contra las acciones de OWS cuando hay una fuerte presencia laboral.

“Todo el mundo merece tener opinión en su vida. La democracia participativa es un derecho de todos. Queremos que los ocupantes sepan eso, que nosotros, la UAW, estamos aquí para defenderlos a ustedes. Les cuidamos las espaldas”, dijo Good, quien es un periodista por cuenta propia.

“Hemos apoyado desde el primer día al movimiento OWS. Estos activistas son una voz de las desigualdades de hoy, y esta desigualdad ya no es sostenible y no puede ser tolerada”, manifestó Julie Kushner, directora de la Región 9A de la UAW, quien cubre la zona este de Nueva York (incluyendo el área metropolitana de la ciudad de Nueva York, Hudson Valley y el área de Capital District), junto con otros seis estados del noreste y Puerto Rico.

En St. Louis, Mike Melson, presidente del comité CAP, junto con otros miembros del Siindicato Local 2250 de la UAW, defienden a los activistas de OWS porque eso le da relevancia a aquello por lo que el movimiento laboral ha luchado desde que nació: igualdad en todo sentido de la palabra, para todos. En opinión de Melson, el papel del movimiento laboral es conectarse y sumarse a la lucha.

“Tenemos que construir una relación de colaboración con el movimiento, sentándonos de frente a frente y estando en el terreno de la batalla… para que podamos defendernos más altos y más fuertes juntos”, Melson dijo.

En Seattle, el presidente del Sindicato Local 4121 de la UAW, David Parson, dijo que parte de la solución al arreglo de la falta de fondos a los programas sociales y a la economía en crisis es pedir a los bancos y a las corporaciones empresariales que paguen su justa parte de impuestos.

“El movimiento sin líderes funciona porque influencia el discurso público; eso, más su voluntad de tomar acciones directas. Esos son algunos de los componentes que lo han hecho tan exitoso y que han aportado energía a nuestra propia base —indicó Parsons—. OWS tiene resonancia en una porción enorme de la población”.

El director de la Región 5 de la UAW, Jim Wells, dijo que el movimiento Ocupa está “dando una voz a los que no tienen voz”.

“Estamos con estos activistas porque, al igual que con mucho de aquello por lo que luchamos, nos importa la vida de todos los miembros de la sociedad. La distancia con respecto a la riqueza es algo que debemos conquistar para sobrevivir y persistir”, agregó Wells, cuya región cubre a 17 estados en los Estados Unidos del Oeste y del Suroeste, incluyendo Missouri, California y el estado de Washington.

Los ocupantes están aquí para quedarse.

Ellos son el 99%, y exigen cambio. Ellos somos nosotros.

Gwynne Marie Cobb